Consejo de Gobierno

ECUARUNARI ECUADOR RUNACUNAPAC RICCHARIMUI
Confederación de los Pueblos de Nacionalidad Kichua del Ecuador

 

Quito, 29 de junio de 2008

En Alinza País no hay gerente propietario

El ex titular de la Asamblea dice que la nueva Constitución no es de Alianza País, ni de Rafael Correa. La relación política (con el Presidente) sigue siendo la misma, dice.

http://www.elcomercio.com/noticiaEC.asp?id_noticia=202426&id_seccion=3

Santiago Zeas. Redactor. El Comercio

El protagonista del forcejeo entre el Gobierno y la Asamblea se refugia en su curul de la Asamblea. Sabe que su decisión de alejarse de la conducción de la Constituyente y revelar la presiones que recibió de la cúpula de Acuerdo País afectó el proyecto político que empuja. Desde la presentación de su dimisión, ha preferido guardar silencio. Sin embargo, durante un receso, decide hablar con este Diario en su curul.

¿Esta fue la forma en que imaginó salir de la Presidencia de la Asamblea?

De ninguna manera. Estuve preparado e hice todo el esfuerzo para llegar hasta el final como Presidente de la Asamblea. Creo que esa debió ser la forma adecuada de terminar, pero eso no significa que me aferre al poder. Ya lo dije en mi renuncia: el poder por el poder embrutece a las personas y yo no quiero correr ese riesgo.

¿Y a quién está embruteciendo el poder?

No lo sé. Hablo de mi caso. Si me habría aferrado al poder simplemente por ser Presidente de la Asamblea, aceptando cualquier tipo de presiones o posiciones que afecten mis principios, habría terminado por seguir esa agenda y no estoy dispuesto a eso.

¿Las presiones que recibió visualizan una desfiguración del Gobierno?

No diría eso. Lo que tuve es un pedido de que me haga a un lado para que la Asamblea termine en el plazo del 26 de julio, que es lo que el pueblo quiere. Pero también creo que el pueblo espera una Constitución que sea adecuadamente debatida, analizada y que satisfaga las expectativas de largo plazo. Si bien es muy importante cumplir con el plazo, hay que tener en cuenta que la Constitución tiene que proyectarse no para cuatro, ocho o 12 años, sino para mucho más tiempo. Ese es uno de los graves problemas del Ecuador: tener una Constitución que cumple plazos, pero no las expectativas del pueblo.

¿Quiere decir que la Constitución no tendrá la proyección de largo plazo?

Podemos perder algo en la calidad, aunque no afirmo que eso vaya a suceder. Y podemos perder calidad en los debates.

¿Pero la dirigencia de A. País lo cuestiona por no manejar bien los tiempos?

Puede ser que haya cometido muchos errores. No estoy aquí para ocultarlos, pero creo que fueron de buena fe, porque soy un convencido de que hay que abrir los espacios para la democracia. Hay que escuchar a todos y todos tienen que escuchar lo que los otros dicen. Hay que respetar a los otros en relaciones horizontales de convivencia, incluso para mantener frontalmente tesis contrarias.

¿La dirigencia de A. País mantuvo ese respeto a Ud.?

En gran medida sí, aunque en algunos períodos hubo ciertas dificultades. Se puede recordar el inicio de la Asamblea, cuando el Presidente nos impuso una serie de límites que no era necesaria. Basta recordar cuántas veces el presidente Correa amenazó con renunciar si hacíamos ciertas cosas.

¿No era mejor quedarse para ejercer la autonomía frente al Ejecutivo?

No. Por dos razones. Uno, no iba a provocar una pugna de poderes. Esa posibilidad no existía; soy parte de un proceso histórico de Acuerdo País que no voy a traicionar. Dos, porque no iba a dar paso a una división del bloque de A. País. Eso esperaba la derecha.

¿Por qué era posible la división de Acuerdo País?

Podía dividirse porque algunos podían haber apoyado mi decisión (de ampliar los plazos) y otro haber apoyado la sugerencia de la cúpula del Gobierno para que me haga a un lado.

Exactamente, ¿qué miembro de la cúpula de A. País le dijo que salga?

El Presidente. La mayoría del buró político se sumó a ese criterio. Entiendo que ellos tienen la razón desde la perspectiva política de corto plazo, pero yo mantengo mi tesis.

¿Quiénes son esos miembros del buró?

No tengo los nombres en este momento. Podría cometer un grave error.

¿Pero debe recordar al me nos uno o dos nombres?

Me acuerdo de todos, pero no quiero nombrar ni a uno. No quiero provocar ninguna ruptura.

¿Su respaldo al proyecto será dentro de A. País?

Voy a seguir peleando dentro de Acuerdo País. Su proyecto no tiene gerente propietario.

¿Los motivos de su renuncia parecen indicar que País sí tiene gerente propietario?

De ninguna manera. Es un espacio de debate democrático. La muestra es que acepto una posición de forma democrática.

¿Y después de la Asamblea?

La gran tarea será que la gente se apropie de la Constitución. Ni siquiera es suficiente ganar el referéndum, porque el verdadero proceso constituyente empezará después. Al final no es una Constitución ni de A. País ni de Rafael Correa, sino de la sociedad.

Tras su salida, ¿en A. País se dio paso a una visión política más pragmática?

Puede ser, sobre todo en la Asamblea. Puede ser que un arquitecto (Fernando
Cordero) tenga más capacidad para terminar la Constitución que un economista, aunque eso es lo de menos.

¿Cómo quedó la relación entre el bloque de asambleístas y el buró de A. País?

Me imagino que bien. Tiene que existir ciertas tensiones como en todo proceso en el que hay discusión. Si no vamos a poder discutir, entonces algo está mal y algunos estamos demás.

¿Es posible pensar a Alberto Acosta por fuera de País?

He estado en minoría de a uno por décadas, así que no me llamaría la atención. Pero me parecería lamentable que se pueda echar por la borda un proyecto que tiene tantas expectativas.

¿Qué puede echar por la borda al proyecto de A. País?

Prácticas autoritarias. Eso sí echaría todo por la borda. Si no priorizamos la democracia echaríamos todo por la borda. Lo he dicho con claridad: yo no veo una democracia sin oposición. Un revolucionario que no es demócrata no es revolucionario.

Ud. ha dicho que no le interesan candidaturas, ¿está cerrada por completo cualquier aspiración electoral?

Por lo pronto sí. Lo que sí he dicho es que terminamos la Asamblea y empieza la gran campaña para ganar el referéndum.

¿Con quién hará esa campaña Alberto Acosta?

Con Acuerdo País.

¿Con el Buró y con la Secretaría de Comunicación de la Presidencia?

Yo no trabajo con esa Secretaría. Lo que habría que formar es un gran frente nacional que identifique qué es la Constitución, que no es de Correa ni para Correa. Ojalá que tengamos una campaña por el sí que vaya más allá del presidente Correa.

Después de la Asamblea, ¿aceptaría colaborar con el Gobierno si se lo pide?

Yo no quiero ningún cargo burocrático. No quiero ser ni parte del Gobierno ni de ninguna función democrática.

¿Eso es definitivo?

Se puede seguir trabajando por un proyecto político sin la necesidad de ser parte de un Gobierno.

¿Por qué colgó en su blog una carta de Velasco Ibarra, que dice: no hay
dolor más trágico que cuando un amigo se cansa o no lo entiende?

Lamentablemente, esa es la realidad.

¿Rafael Correa se cansó de Ud. o no lo comprendió?

Rafael Correa es mi amigo, lo único que hice fue recordar ese pensamiento de
Velasco Ibarra y creo que es suficientemente claro cómo valoro la
amistad. Por eso, cuando un amigo se va o se pierde, es muy duro.

¿Y qué pasa cuando un amigo no lo comprende?

Es igual de duro.

¿Ha pasado eso con Rafael Correa?

Simplemente he recordado a los amigos. Este mensaje lo puse en el blog y lo envíe a todos mis amigos.

¿Incluido a Correa?

En este momento no tengo la dirección (electrónica) de Rafael (Correa). No sé si le llegan. Él ya no tiene correo electrónico.

¿Pero Correa tiene un Blackberry?

No sé cómo se mandan correos al Blackberry.

¿Igual que a cualquier correo electrónico?

La dirección de él sí la tengo, pero como no nos hemos comunicado por correo, sé que no tiene tiempo para leer el e-mail. Por eso no le envíe ese mensaje.

¿Cómo queda su relación política con el Presidente?

La relación política sigue siendo la misma: somos parte del mismo proyecto. Hemos disentido varias veces en muchas cosas, pero con altura y con respeto.

¿Se mantiene ese respeto?

De mi parte siempre.

¿Le dolieron las últimas declaraciones de Correa?

No las oí, me las comentaron.

Dijo que nadie es imprescindible, ¿qué opina?

En eso coincido: absolutamente nadie es imprescindible. No hay un proyecto que se haga por o para una persona.

¿Tuvo algo que ver en su salida la forma en que iba a integrar la comisión de Redacción de la Constitución?

No creería.

¿Qué pasó?

Cuando tenía que posesionarlos el pasado lunes tuve que retirarme. Tenía
personas de altísimo nivel como Julio César Trujillo, Nicolás
Parducci, Ximena Endara, Agustín Grijalva, Susana Cordero de Espinosa
y Tarquino Orellana. También busqué a Ricardo Ávila y Marena Briones,
quien no aceptó.

http://www.elcomercio.com/noticiaEC.asp?id_noticia=202426&id_seccion=3